Exposición (3): El arte de la exposición manual

compartir este artículo

El arte de la exposición manual

Exposición

Si pregunta a un fotógrafo profesional, qué ajustes de la cámara utiliza, la respuesta es con frecuencia: "Fotografío en Modo manual." El profesional adapta el diafragma y el tiempo de obturación según la situación a la luz predominante - manifiestamente a mano. Al parecer prefiere confiar más en su experiencia que en el Modo automático de la cámara.

¿Qué puede aprender de esto?

Que si los profesionales con frecuencia trabajan en Modo manual, es porque la cámara produce errores frecuentes de exposición. Los sistemas son más inteligentes con cada generación de modelos, pero la exposición sigue calculándose mediante valores estándar predefinidos. Sin embargo, un profesional debe suministrar algo más que un estándar. Muchos clientes le contratan precisamente por eso, porque valoran su particular visión, "su ojo", o su extraordinaria técnica. Ambas cosas no pueden ser proporcionadas por un Modo automático graduado sobre estándares.

Por qué también usted debería fotografiar en Modo manual:

Hay muchas razones para no dejar la elección del diafragma y del tiempo de exposición a la cámara fotográfica. Así, si efectúa estos ajustes usted mismo, puede evitar no solo errores típicos de exposición, sino también solucionar casi simultáneamente la corrección de exposición requerida.

Los valores de la experiencia son el abecé del ajuste de la exposición manual. Poco a poco irá apropiándose de ellos. Por ello, no se deje desanimar si al principio comete errores con mayor frecuencia. Con cada error aprenderá más y muy pronto será capaz de evaluar la luz visualmente con mucha exactitud.

Exponer en Modo manual: funciona así.

Ajustar la exposición manualmente, parece a primera vista complejo - al menos, tres parámetros de exposición deben equilibrarse: diafragma, tiempo de obturación y valor ISO. Acostúmbrese, por tanto, en primer lugar a definir dos parámetros y luego a adaptar la exposición al tercer parámetro. Paso a paso el procedimiento puede observarse en dos ejemplos prácticos que lo ilustran.

En cualquier caso, en primer lugar deberá definir el valor ISO. Como punto de referencia oriéntese a grandes rasgos mediante los siguientes valores:

  • Sol: ISO 100-125
  • Nublado: ISO 200
  • Sombra: ISO 400


Ejemplo 1: Toma de paisaje. Para representar el objeto del primer plano hasta el fondo con nitidez, se necesita una gran profundidad de campo, que puede alcanzar mediante una pequeña abertura del diafragma. Primero elija el diafragma de este modo, por ejemplo f/11. Posteriormente se adecua el tiempo de exposición hasta que la marca se encuentre en el centro del visor de la escala de exposición. Preste atención a que el valor temporal corresponda aproximadamente al valor de inversión de la distancia focal formato 135, es decir 1/60 seg. con 50 mm, 1/250 seg. con 200 mm etc. Si el tiempo es más largo, aumente la sensibilidad ISO o fotografíe con trípode.


Ejemplo 2: Toma de escenas deportivas. Para captar con nitidez los rápidos movimientos de los deportistas necesita una curva lo más corta posible de tiempo de obturación, por ejemplo 1/500 seg. También pueden evitarse las fotos movidas que ocurren a menudo en las tomas con teleobjetivo. Adapte ahora el diafragma, hasta que la marca de la escala de exposición se encuentre otra vez en el centro. Si la cámara fotográfica muestra una subexposición, aunque haya abierto completamente el diafragma, aumente el valor ISO. En el caso de tomas de escenas deportivas las sensibilidades ISO 1250 o 1600 son frecuentes.

Consejo extra: si la imagen es demasiado oscura o clara, puede corregir muy fácilmente la exposición en el Modo manual, aumentando o reduciendo el último valor seleccionado. En la escala de exposición se mostrará una ligera sobreexposición o subexposición, que corresponde al valor de la corrección de exposición.

Toda teoría es buena, pero solo la práctica hace al maestro. Fotografíe por tanto siempre que sea posible de ahora en adelante en el Modo manual. Para practicar son ideales las situaciones en las que dispone de suficiente tiempo para un objeto (paisaje, arquitectura), o en las que la luz apenas cambia (campo de deporte, retrato).

Le deseamos mucha diversión en los experimentos con diafragma y tiempo de obturación. Con un poco de paciencia y perseverancia, muy pronto será capaz de ajustar la exposición como un profesional.

Artículo similar