«Una buena foto brilla más allá de sus márgenes»

compartir este artículo

Entrevista con Vera Dondelinger, blogger gastronómica de Heidelberg

«Una buena foto brilla más allá de sus márgenes»

No solo se pueden encontrar fotos realmente buenas en revistas y exposiciones. También muchos bloggers gastronómicos han acabado convirtiéndose en verdaderos profesionales. Uno de ellos es Vera Dondelinger, con su blog Nicest Things (www.nicestthings.com). A esta chica de 30 años de Heidelberg, que se describe a sí misma como «una fanática perfeccionista de la estética», le gusta escribir especialmente sobre temas de cocina, interiores y bricolaje. En la entrevista, nos revela algunos de sus trucos fotográficos.

Háblanos un poco de ti misma. ¿Cómo llegaste al mundo de los blogs y la fotografía?

Vera: En general siempre me han gustado las cosas bonitas y desde que tengo uso de razón he sido una persona visual, tanto con una comida dispuesta con atención a los detalles como con una decoración interior armoniosa. Tuve mi primera cámara a los cinco años. Sin embargo, al principio era escéptica a convertir la fotografía en una profesión, por lo que decidí de forma totalmente racional estudiar medicina. Allí echaba mucho de menos el atractivo óptico y finalmente fueron exactamente estos estudios orientados a los hechos los que me llevaron una noche de forma espontánea a empezar con el blog. Me hacía falta un contrapeso creativo y, dado que escribir es mi segunda pasión después de la estética, esto me proporcionó la vía de escape perfecta.

¿Qué haces ahora? ¿Dónde estás?

Estoy sentada en el escritorio de nuestro piso antiguo en Heidelberg, acabo de traerme un té acabado de hacer de la cocina y voy limpiando el portátil con el paño para monitores mientras me pienso las respuestas.

¿Sobre qué te gusta más bloguear?

Me gusta especialmente fotografiar comida. ¡Está claro! Me podría pasar horas y horas experimentando con la luz perfecta, el mejor fondo y los complementos adecuados para la foto. La comida está viva pero se mantiene quieta, bueno, excepto el helado quizás. Ello me permite dar rienda suelta a mi perfeccionismo en largas sesiones fotográficas. También me encanta bloguear sobre diseño de interiores, dado que con esto puedo desfogarme de verdad con el estilismo, la colocación y la combinación de colores y formas.

¿Blogueas simplemente por hobby o te ganas la vida con ello?

Apenas me ganaría la vida solo con la publicidad del blog. Por supuesto, gracias al blog he hecho mucho contactos fantásticos y ahora trabajo de forma autónoma como proveedora de servicios online en el sentido más amplio del término. Hago fotos de productos para tiendas online, estilismos para revistas electrónicas, renuevo conceptos para clientes del mundo del mobiliario, el diseño y los comestibles, hago algo de marketing y he hecho mis primeros pinitos como autora y curadora... O sea, el blog es mi tarjeta de visita digital, que siempre me aporta proyectos nuevos y emocionantes con los cuales actualmente puedo ganarme la vida bien.

¿Tienes algún blog preferido actualmente?

Mmm, una pregunta difícil. Hay muchos blogs que me gusta leer. Actualmente, me gustan especialmente blogs gastronómicos como Tartelette de Helene Dujardin y La Tartine Gourmande de Béatrice Peltre.

¿De dónde sacas la inspiración?

Por ejemplo, de los blogs mencionados, que admiro por su estilo y creatividad. En realidad, no hay nada que no pueda aportar inspiración. Ya sea una pequeña tienda de decoración en un pequeño callejón, los productos de nuestro mercado semanal, una revista en línea interesante, un descubrimiento especialmente bonito en Pinterest, un paseo bajo la lluvia, una revista francesa de cocina, los colores de un trapo de cocina nuevo o una conversación con mi panadera favorita... ¡Hay inspiración por todas partes!

Haces tú misma todas tus fantásticas fotos. ¿Dónde aprendiste?

De la forma típica, por medio de la práctica. Nunca he hecho un curso de fotografía. Las primeras fotos del blog todavía las hice con mi pequeña cámara compacta y me iba bien, aunque algunas de mis antiguas fotos me provocan una sonrisa. ¡No quiero olvidar esos tiempos! Aprendí mucho gracias a los límites técnicos.

Así, me puse a aprender de forma intensiva el funcionamiento del lenguaje visual y la composición para intentar sacar el máximo provecho de la cámara. Naturalmente, con el tiempo llegaron también una cámara DSLR de fotograma completo y varios objetivos. Los conocimientos técnicos se encuentran por todas partes en Internet. Y siempre que me ha gustado especialmente una foto de una revista o de Internet he intentado analizar en qué consiste exactamente la magia de esta imagen. Y luego lo he probado a mi propia manera en mis fotos. A menudo he tenido que hacer 200 fotos antes de conseguir una buena. A veces, no he conseguido ninguna.

Pienso que quien quiera aprender a sacar fotos debe sobre todo sacar muchas, entre las cuales muchas malas. Uno debe preguntarse siempre: ¿Qué funciona y qué no funciona? La respuesta únicamente se halla haciendo muchas pruebas, ya que, con el tiempo, se desarrolla un sentido para la luz, los colores, las formas y las composiciones.

¿Qué significa para ti la fotografía?

Para mi, la fotografía significa poder compartir con los demás mi definición personal de la estética visual. Al hacerlo, no solo quiero mostrar cosas bonitas, sino transmitir sensaciones y contar historias. Para ello, lo que no sale o sale solo borroso en una foto es casi tan importante como lo que se muestra de forma nítida y concreta. Una porción de pastel de grosellas permite generar en la imaginación del observador una película entera: de un día de verano en el campo, de praderas con flores y sombras debajo de viejos árboles, de una acogedora cocina de casa de campo y quizás también de un verano que pronto se convertirá en otoño. Si la foto de un pastel consigue transmitir todo esto, es buena.

¿Cuándo tiempo dedicas a cada foto?

En total, dedico unos dos días a cada foto. Podemos tomar como ejemplo una foto de comida. En primer lugar, busco una receta o bien la creo yo misma. Entretanto, intento visualizar mentalmente los ingredientes e imaginar las texturas y los colores. A continuación, planeo la composición: ¿Qué base queda mejor con el plato? ¿Qué vajilla y textiles uso? ¿Cómo concuerda todo ello con los colores y las formas de la comida? Construyo toda la composición una vez como prueba.

Después, mientras preparo el plato ya lo hago pensando en la foto. Por ejemplo, para las fotos cocino la pasta mucho menos tiempo, de forma que no se vea blanda, y, al hacer un postre, separo las frutas más bonitas para usarlas después como complemento fotográfico natural.

La sesión fotográfica en sí se suele hacer en condiciones prácticamente de estudio: un sitio fijo para las fotos, sobre el cual coloco la base, a la izquierda, una ventana con visillos como caja de luz natural y, a la derecha, un reflector plegable. Siempre hago las fotos de comida con trípode y enfoque manual. Las fotografías las hago con el modo manual, con la sensibilidad ISO al mínimo posible y la apertura de diafragma en función de la perspectiva, si puedo, algo mayor para que quede un bonito fondo borroso. En condiciones de poca luz, con los largos tiempos de exposición resultantes, utilizo un disparador a distancia.

A mi lado tengo siempre unas pinzas, un paño y un pulverizador de agua para dar forma a la comida y mantenerla. Al mismo tiempo, incorporo intencionalmente algo de caos a la composición, por ejemplo, con algunas migajas de pan esparcidas al azar, para dar más vida a las imágenes. Durante la sesión,¬ muevo los objetos constantemente y voy cambiando la perspectiva, por lo que puede llevar hasta dos horas. Hago unas 150 fotos en formato RAW y las proceso, después, con Adobe Lightroom.

¿Qué equipo utilizas?

Hago las fotos con una cámara DSLR de fotograma completo. En el 90 % de las fotos de comida utilizo solo un objetivo, el Tamron SP 90 mm F/2,8 Di VC USD MACRO 1:1. Para interiores empleo, además, un objetivo de zoom gran angular 17-40 mm f/4,0. Aparte, también uso un mango para pilas, un trípode, varios disparadores a distancia y varios reflectores. Además, tengo dos flashes externos y tiendas y cajas de luz, pero en general me gusta más fotografiar con luz de día.

¿Qué recomendarías a las personas que se sienten inspiradas por tu estilo fotográfico?

Mis fotos tienen un estilismo muy detallado y si alguien se siente inspirado por ellas, le recomendaría ser muy perfeccionista y fijarse en todos los detalles. Hay muchísimas posibilidades, con la luz, los colores, las texturas, los complementos y la composición, de expresar lo que se quiere decir. Hay que dejar que todos estos factores hablen un mismo idioma para conseguir una foto atmosféricamente densa o crear contrastes intencionados. Se debe pensar siempre: ¿Por qué lo hago exactamente así y no de otro modo?

Si hay que fotografiar una pasta rayada, se puede, por ejemplo, usar un platito rayado para el pesto. También se puede resaltar realmente el color de los melocotones colocándolos en una cestita azul (contraste complementario). Puede que el observador no lo perciba conscientemente, pero son estos pequeños detalles los que aportan sustancia a la estética de la imagen.

¿Qué convierte una foto en una buena imagen?

En mi opinión, una foto es buena si aparte de lo mostrado y descrito trasciende a otro nivel: debería contar una historia, generar en el observador una película, sentimientos y juegos de ideas y, si es posible, no debería acabarse en los bordes. Prácticamente debe salir de sus márgenes.

El reflejo del sol en un vaso de limonada nos cuenta mucho sobre el día de verano que lo acompaña sin que se vea directamente el sol en la foto. Como fotógrafo, uno se debería sentir fascinado por el objeto fotografiado y tener una relación emocional con el mismo. Quien esté aburrido del objeto, podrá hacer una foto técnicamente impecable, pero, con toda probabilidad, también aburrida.

Muchas gracias por la entrevista, Vera.

Sobre el autor: Vera Wohlleben

En su blog Nicest Things, Vera Wohlleben no solo escribe sobre deliciosas recetas y bonitas decoraciones para el hogar. Esta blogger de Heidelberg también ofrece de vez en cuando una vistazo entre bastidores y describe detalladamente cómo logra sus fantásticas fotos. Nuestra lectura recomendada: http://www.nicestthings.com/2014/03/blogging-tips-and-tricks-behind-scenes.html

More about the author:

Artículo similar